Buscar en la web

Guerra de Licencias: Barcos recreativos para uso lucrativo

1 agosto, 2018

En los últimos años, el alquiler de barcos de recreo ha sido un mercado en auge que atrae a cada vez más turistas. Lamentablemente, su incremento han proliferado también entre los particulares que quieren sacarle partido a su barco y las webs que los conectan con los potenciales clientes. Para que un barco pueda usarse con fines lucrativos debe matricularse en la lista 6º, mientras que si es solo de uso particular basta con que esté en la lista 7º, unos números que deben figurar en su cubierta. Entre las dos categorías podemos encontrar grandes diferencias: los requisitos de seguridad, el tipo de seguro, el número de inspecciones o el tipo de patrón que puede llevarlos, con los costes que todo ello conlleva. El principal problema es que muchos barcos de la lista 7º navegan llevando turistas a bordo de manera ilegal. De este modo, es muy difícil demostrar que el uso es lucrativo cuando la Policía o la Guardia Civil les pide explicaciones sobre los pasajeros a bordo, ya que basta con decir que son amigos o familiares.

Patrones sin licencia

Asimismo, las empresas o particulares que se anuncian en estas webs, cometen una segunda ilegalidad.  La contratación de patrones —o incluso el mismo dueño— que no cuentan con el título PPER (Patrón Profesiona

10 julio, 2017

Época de calor, playas, sol y, sobre todo, navegantes. Con el mar en perfectas condiciones climáticas para surcar sus aguas montados en alguna de las innumerables embarcaciones que azotan nuestras costas cada año. Y que pese a que existen multitud de estas embarcaciones de recreo, todas ellas pueden clasificarse dentro de 4 grandes categorías, a través de esta guía rápida para saber diferenciarlas.

Clasificación de los diferentes tipos de embarcaciones de recreo

  • La clasificación empieza por las embarcaciones neumáticas o hinchables, donde las más pequeñas suelen estar destinadas a tareas de rescate o auxiliares. Y las más rápidas a diferentes deportes náuticos o de competición. También utilizadas para pesca o buceo de una forma más rústica y reforzada, ya que en todas sus variaciones suponen además un mantenimiento razonable y una utilización sencilla respecto a otros tipos de embarcaciones.
  • Continuamos nombrando a las lanchas de motor, propulsadas tanto por motores fueraborda como intraborda. Utilizadas sobre todo para paseos cerca de la costa, pudiendo navegar rápido, saltar olas, remolcar personas e incluso explorar las calas más pequeñas e inaccesible